Intimidades de un Buena Fe que no envejece

BF

Dúo cubano Buena fe

A cuatro años de realizada esta entrevista con el dúo cubano Buena Fe me dispongo a desempolvarla para compartirla con ustedes, porque Buena Fe no envejece sino se engrandece y madura con el tiempo.

 Mis recuerdos comienzan con el nerviosismo y la novatada de la primera entrevista. Nos sentados cómodamente en el ómnibus en que llegaron a la Universidad de Camagüey compartimos cada palabra sencilla, sincera y elocuente matizada por el volar de un ángel, ese ángel de la amistad que hizo  de la entrevista una conversación entre amigos.

Se reflejaba en sus rostros la satisfacción de haber brindado lo mejor de sí a su público, después de un grandioso concierto que brindaron para toda la comunidad universitaria; y la confianza de seguir creando con Buena Fe cada canción.

¿Soñaron alguna vez estar en la preferencia de todo tipo de público?
Realmente nosotros empezamos con la necesidad de hacer canciones, de hacer algo interesante para nosotros mismos, Israel estaba desarrollando otro trabajo que no tenía nada que ver con este y yo a pesar de  ser músico trabajaba en otro circuito. Un buen día decidimos empezar. Surgió la idea de hacer un disco, las cosas que íbamos haciendo queríamos grabarlas; pero siempre nos preguntamos qué podía pasar con eso, al final tiene que existir esa pregunta para ver a dónde vamos.

Nuestra idea era hacer conciertos para pequeñas salas de 100 ó 200 personas, incluso el reto era llenar el teatro “Guaso”, de Guantánamo, con capacidad para 600 personas.

¿Esa idea era como dúo?
Sí, empezamos así porque lo que teníamos era una guitarra y dos voces, la idea siempre partió de allí. Al final nunca imaginamos que pudiera pasar este fenómeno que a pesar de todas las tendencias de moda la gente se mantenga  escuchando nuestra música.

Muchos jóvenes cubanos siguen a Buena Fe, su obra los ha ayudado a tomar decisiones importantes en la vida. ¿Se sienten comprometidos con esa juventud?
Eso se vuelve un reto tremendo, porque nosotros al final lo que somos es artistas. El arte tiene varias funciones sociales, no soy un especialista en el tema; pero una de ellas es tener un vínculo con la vida, yo diría que esencial. Si se pretende arte y quieres que sea de vanguardia ineludiblemente tiene que ser un arte revolucionario, no revolucionario en el término más usado de la palabra, sino en el término verdaderamente revolucionario de ser novedoso, de cambiar las cosas.

Los compromisos son hijos de la costumbre, y la costumbre es enemiga íntima de los revolucionarios, por eso es complicado, cuando a nosotros nos dicen “tienen un compromiso con los jóvenes”, a mi me asusta, porque si nosotros hacemos arte y pretendemos hacerlo revolucionario, novedoso, diferente, enriquecedor de nuestras almas; el término compromiso tiene muchas acepciones y no quisiéramos que ese término fuera una camisa de fuerza creativa, porque para nosotros lo fundamental es la creación.

Una magia extraordinaria colma cada uno de sus conciertos. Es una experiencia inolvidable, se siente la pasión de cada gesto, mirada, sonrisa y gota de sudor…

¿Qué importancia tienen los conciertos para hacer  llevar  el mensaje de la obra?
Los conciertos son esa verdad de lo que queremos decir, porque hay gente que hace un disco y cree que lo dice todo; pienso que ningún disco lo dice todo, hace falta ponerlo en escena, hace falta convencer con la palabra, con el sudor, con todas esas cosas. Todavía sucede, existen personas que dicen “no, yo no le descargo mucho a esas gentes”, porque no conocen la obra y va al concierto y dice “espérate, esto tiene algo, por qué hay gentes que le gusta’’.

Siguen siendo personas muy sencillas a pesar de su popularidad ¿Cómo lo logran?
Nosotros seguimos trabajando sobre la base de los principios con que comenzamos a trabajar, sobre la base en que se comenzó a proyectar la obra, no perdiendo los pies del piso, no dejándonos llevar, por suerte hace algunos años que estamos en este oficio y aprendimos que hay un craso error en pensar o en concebir que lo fundamental es la gritería, no lo fundamental es la obra eso es lo único que importa, porque tú eres simplemente un ser humano que te enfermas de la garganta, que te da catarro, que la novia te engaña, totalmente normal.

Dejarlos entrar es muy fácil, vienen con un arsenal lleno de pasiones remendando corazones rotos y presagiando buena fe…

De sus canciones ¿tienen preferencia por alguna en especial?
Para mí, “Noviembre”, afirma Yoel.  Yo me aferro a “Soy”, resalta Israel, me dado muchas alegrías, me han pasado cosas  rarísimas con ella y también me gusta mucho, muchísimo, una canción que va a estar en el disco nuevo, me tiene todo el día tarareándola. Si me gusta mucho y espero que también le guste al público.

Para mi regocijo y el de todos sus seguidores Buena Fe sigue llegando a todos sus seguidores con el mismo ángel.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s