La nueva universidad cubana

La nueva universidad, cubana y revolucionaria exhibe un panorama de superación que constituye un ejemplo para muchos países del mundo. En ella el principal objetivo siempre ha sido la educación de la sociedad que se desarrolla  junto con los adelantos científicos tecnológicos que imponen estos tiempos demostrando con alto rigor la preparación de todos los profesionales cubanos.

Investigación, superación y compromiso social son las palabras de orden dentro de todas las instituciones universitarias del país que día a día expanden más sus horizontes para integrar no solo planes de estudio para profesionales de diferentes carreras que ese imparten, sino también para capacitar y preparar a  todas las personas que de una forma u otra juegan un rol importante en el desarrollo de nuestra sociedad socialista.

Desde 1976 fue creado como prioridad de vital importancia para el desarrollo del país, el Ministerio de Educación Superior que a la luz del siglo XXI cuenta con más de tres  mil  instituciones desde las filiales universitarias hasta las universidades a todo lo largo y ancho de la nación.

Basado en cuatro principios fundamentales la educación universitaria en Cuba se encamina a cumplir con un currículo de amplio perfil donde se ponen de manifiesto dos ideas rectoras: la unidad entre la instrucción y la educación y el vínculo entre el estudio y el trabajo. También la educación continúa en todas las áreas del conocimiento, la extensión universitaria como un proceso del quehacer universitario y la investigación como parte integrante de la misión de la universidad.

Y acerca de la investigaciones en las universidades cubanas la Doctora y Decana de la facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Oriente, Rosario León en un artículo que trata el tema de los retos y desafíos de las universidades cubanas en la gestión de la investigación científica y la innovación tecnológica, plantea que este fenómeno coincide con dos cambios mundiales de carácter estructural y que están obviamente interrelacionados: una revolución productiva, basada en la ciencia, en la cual el valor agregado de los productos están en los conocimientos incorporados en ellos, más que en sus materia primas, energía o mano de obra, y una revolución en la estructura económica internacional, orientadas hacia un mayor ambiente de competitividad.

Nuestra Universidad cubana tiene que estar a tono con todos estos cambios para que con su papel protagónico en todo el desarrollo intelectual del país también sea rectora de los cambios y avances que en materia de economía que se plantea la actualidad en esta pequeña isla que sigue revolucionando sus acciones.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sociedad

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s