Cigüeñas no solicitadas

La adolescencia es una etapa mágica en la que se deja de ser niño y comienza a verse la vida con otro ángel, todavía  no se piensa con la madurez de un joven, pero todo es perfecto, majestuoso, un gran cuento de hadas, y allí es dónde radica el peligro que corren muchos adolescentes, principalmente del sexo femenino.

El amor en esa etapa de la vida se vive con tal intensidad y perfección que en la mayoría de las ocasiones produce resultados que los adolescentes ni siquiera imaginaron como embarazos no deseados y causas adversas que acompañan a la situación.

Muchas adolescentes recuerren al  aborto como solución tangible para el momento de incertidumbre en que viven sin valorar las causas biológicas, psicológicas y sociales que este puede causar.

La llegada de un hijo es motivo de júbilo y alegría. La decisión de que una nueva vida integre esta sociedad que tanto necesita rejuvenecerse  no es tema fácil .Un niño necesita un hogar estable, con amor, afecto y atención sustentado por una situación económica que le brinde lo indispensable para su desarrollo.

Son muy pocos los adolescentes que están preparados para enfrentar todos estos requerimientos que demanda un pequeño. Es cierto que la práctica del aborto es tan antigua como la misma humanidad, se reconoce en nuestros días que los pueblos primitivos permitían el aborto, el cual era reconocido como un derecho absoluto del padre sobre los hijos, pero pensemos ¿qué sería más fácil?

¿Enfrentar una intervención en el embarazo no deseado o  prevenir la situación siendo responsables con la desbordante sexualidad que se comienza a descubrirse en la adolescencia?

En sus manos está la selección de la opción más positiva para vivir a plenitud una adolescencia inolvidable sin cigüeñas no solicitadas.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Sociedad

Una respuesta a “Cigüeñas no solicitadas

  1. Tener un hijo es mucho más que los nueve meses de embarazo, se requiere de mucha responsabilidad pues una vez se traiga a un niño al mundo este requerirá de mucha atención y amor, por lo que es una decisión que debe estar respaldada por que este pequeño sea deseado fundamentalmente por sus padres; por tener las condiciones para criarlo debidamente; por la madurez con que los futuros padres asuman la situación.

    Un embarazo evidentemente altera el ritmo de vida de quienes no contaban con él y que se ven implicados en el mismo directamente, la interrupción de los estudios es una de las consecuencias que más prevalece en esos casos.

    Los padres deben enseñarle a sus hijos desde pequeños a ser consecuentes con sus actos, de este modo, si aún no se sienten en condiciones de asumir el rol de padre o madre por lo menos deben contar con la capacidad de actuar responsablemente y evitar llegar a la situación de interrumpir un embarazo, que nunca va a ser mejor vía que emplear otros medios de protección que además de un embarazo no deseado le permita evitar contraer enfermedades de transmisión sexual.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s