Un Martí gigante

marti

De lágrimas y acero fue labrada su tierna pluma. Con ella colmó de verdades periódicos y libros que mostraban al mundo su posición y lucha por la igualdad plena del hombre.

Sacrificó el calor de la familia, los primeros pasos de su único hijo, la amistad sincera de Fermín y Mendive, el amor, toda su vida.

Prefirió la lejanía y la soledad, el viaje continuo en busca  de otros amigos que lo apoyaran desde fuera, en la preparación de una guerra para liberar a su patria y a la América toda, porque en su corazón cada hombre tenía el mismo amor repartido.

Muchas veces se vio con la muerte a un lado de la mesa, al otro la soledad y con un pueblo a sus espaldas; pero con el valor y optimismo por delante para seguir escribiéndole a sus seres queridos y hacer volar en la sinceridad de sus palabras mensajes llenos de cariño a todos, porque para él la libertad de los hombres constituía la esencia de la vida.

Así recordamos a nuestro Martí, al pequeño que tenía el alma de una gigante.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sociedad

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s