Desde mi barrio, una historia, un hombre

anciano con pipaTal vez no todos los barrios cuentan con un personaje tan emblemático como el que le pretendo presentar o quizás él exista; pero  la cotidiana rutina no se los deja ver. Nuestra vida está llena de constantes tensiones: que si el trabajo, si la comida, el dinero, el transporte o simplemente el vivir enajenado en un mundo de preocupaciones sin regalarnos un momento para mirar a nuestro alrededor.

Por eso hoy les quiero presentar a mi vecino…Él siempre está allí fumándose su pipa, inundando cada esquina con aromas que para foráneos al barrio son solo de tabaco; pero para los que vivimos en la cuadra es un olor a tabaco muy particular, porque emana de la cachimba de Bebo.

A veces pasas frente a él y parece dormido.En ocasiones lo está, su edad aunque no la diga coquetea con el almanaque; pero lo más gracioso de la personalidad de Bebo es lo galán y cortés que es con las mujeres. Aunque parezca dormido si lo saluda una tierna jovencita sus ojos no dudan en abrirse para saludar, ni tampoco su sonrisa y menos sus manos se hacen esperar en el encuentro que para él  ilumina su día.

En mi casa se comenta de sus grandes dotes para reparar máquinas de escribir y de las largas colas que se le hacían. De lo alegre y fiestero que era cuando estaba más joven y de lo fiel y preocupado amigo que sigue siendo.

Él no falta en las tardes de fin de año en cada casa del barrio, su visita es como una tradición indispensable y de buena suerte para despedir el viejo año y recibir el nuevo. No sé en realidad, ni quiero saber como serán los fines de año en que ya no esté.

Sus felicidades y un beso ligado con abrazos se sienten tan reconfortantes. Nos recuerda aún en el último día del año que los cubanos somos esa mezcla indivisible de amor  espontaneidad y buen humor que jamás se encontrará  en cualquier otro lugar del mundo.

Hoy le agradezco a las tensiones, a las preocupaciones y a la vida de todos los días por presionar mi pluma para escribir acerca de Bebo, de ese hombre común pero excepcional que nos muestra que la vida va más allá de lo que nuestros ojos alcancen a mirar, porque si logras despojarte de ese estrés que te invade y observas con los ojos del alma te aseguro que en tu misma cuadra encontrarás, al igual que lo hice yo, muchos Bebos.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s