A ese hombre que me llena la vida: mi padre

papaiNo pasastes dolores de parto, ni me cargaste en tu vientre por nueve meses; pero si lloraste mucho cuando nací y te desvelas por mí cada vez que lo necesito. Eres ese hombre gigante al que solo las nubes pueden retar con su altura. En ti, siempre he encontrado los mejores y más sinceros valores humanos. Con solo mirarte sabía si iba por buen camino o no.

Tus profundos ojos inspiran confianza y a la vez respeto. Jamás se me ha ocurrido mantener tu mirada fija cuando no tengo la razón, pues solo lágrimas invaden mi rostro.

Por el amor y el ejemplo que me has dado y que aún hoy me sigues regalando, he aprendido a ser la mujer responsable de la que puedes sentirte orgulloso. Nunca logro dejar de emocionarme cuando escribo o hablo de ti.

En tus brazos es donde encuentro el consuelo y la comprensión, por eso hasta ellos quiero correr para regalarte el beso que me das cada noche antes de dormir; y dedicarte, como muchas personas hoy lo harán con sus padres, las felicidades y las gracias más sinceras por ser mi papito del alma, mi ángel guardián, el hombre más extraordinario del universo.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sociedad

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s