José Martí y la esencia de ser niño

padre-y-niños-jugando-300x205“Para los niños trabajamos, porque los niños son los que saben querer, porque los niños son la esperanza del mundo”.

Martí no sólo entregó todo su amor a los niños, sino que los respetó y supo hablar en su idioma. Desde grandes héroes, ciudades y hasta las más infantiles historias y poesías les dedicó, porque fue su amigo sincero; y para él, los pequeños cultivaron muchas rosas blancas.

Transitar por los mágicos caminos de la fantasía, donde viven felices los principitos enanos, nos retorna a esa edad donde la inocencia se hace eco en las palabras, donde un ¡no!  se convierte rápidamente en un sí de esperanza, en un abrazo caluroso, en un interesante cuento que jamás deja de sorprendernos.

Conservar el ángel de la niñez resulta a veces difícil cuando las preocupaciones colman los días y el calendario avisa que ya se ha vencido esa edad. Eh allí el problema: ¿Debes perder esa capacidad de querer porque ya no eres niño? ¿Debes acaso, olvidar que la inocencia y la esperanza siguen allí, latiendo en el corazón aunque crezcas?

marti ninaSi logramos mantener la esencia de nuestra más tierna  y hermosa edad, podremos ser sin dudas esos niños- adultos por los que también se desveló Martí, esos grandes personajes que aún peinando canas, puedan decir a viva voz: ¡ El Hombre de la Edad de Oro fue mi amigo! Sin importar la edad, porque él me enseñó a conservar en el alma, la esencia de ser niño.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sociedad

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s