Ver con el corazón

CUANDO MI ALMA SE CONMUEVE MÁS QUE TRABAJOS PERIODÍSTICO Y COMENTARIOS UNA HISTORIA SE APODERA DE MI IMAGINACIÓN Y TECLEADO. PARA USTEDES LOS AMIGOS QUE SIEMPRE ESTÁN ALLÍ ESTE CUENTO:

Allí está Pilar con su mirada perdida en algún  lugar distante. Sin más remedio que percibir sonidos, olores, palabras…

3644038-nia-a-tocando-el-piano-de-cola¡No piensen que es la Pilar con sombrerito de espuma y zapaticos de rosa! Es la Pilar de mis sueños, la que siempre admiraré por su coraje. La Pilar que tiene en sus menudos y tristes ojos un par de flores llenas  de rocío.

Tan solo tenía ocho años cuando empezó a tocar el piano. Su talento fue tal desde ese día hasta hoy que todos desean escucharla. No queda en la radio y en la televisión programa en el que no haya actuado y aunque está contenta-lo sé porque la oí el otro día cuando se lo decía a su amigo Ahmed- siento que a su vida le falta algo…

Sé lo que es y me duele mucho. Ojala pudiera ser el hada madrina de los cuentos para concederle ese deseo; pero sé que soy mucho más y me hace sentir triste y alegre a la vez. Sí soy mucho más desde ese día…

-¿Te acuerdas Juan de la primera patadita que te dio cuando tocabas mi vientre? Ahf, ese momento nunca lo olvidaré.

-Lo recuerdo Diana. Y también me acuerdo cuando nos abrazamos pegajosos de lágrimas al tenerla entre los brazos minutos después de haber nacido.

– Sabes, lo que no quisiera recordar fue cuando los médicos me dijeron que nuestra hija Pilar jamás podría ver la luz del amanecer, el color de los árboles y mucho menos mi rostro y el tuyo.

– Comprendo lo que sentiste. Es como tener una estrella perfecta y destellante entre las  manos y al mismo tiempo experimentar un ardiente dolor provocado por su fuego. Es como si la belleza de la felicidad estuviera destinada  a padecer sin explicación.

– Así está la vida de nuestra hermosa e inteligente Pilar  que se está haciendo mujer casi sin darse cuenta.

Siento que el amor ha estado muy cerca de su puerta y la tristeza de imaginar que nunca lo verá ha hecho que se marche. Pero su talento y valentía por llevar su vocación con el mayor deseo del mundo, se impone. Creo que es lo que la hace respirar y le da fuerza para preguntarme cada mañana inquietudes a la que su corazón no tiene respuestas.

-Mamá ¿la mariposa que vuela en nuestro jardín duerme en el cielo o se acurruca en la flor de jazmín que tanto me gusta?

-Mamá, siento cada mañana el sonido del horizonte endulzando mis oídos.

¿Qué color tiene esa línea que según he leído es la primera que trazan los pintores en sus dibujos?

Su paso es firme y a pesar de la tristeza que la invade; destellantes chispas de alegría, cuando se sienta al piano me dan la confianza  para acomodarme a su lado cada tarde cerrando los ojos; mirando con las palabras, sintiendo con los sabores, imaginando con el silencio los colores del colgadizo donde se asoma su manera de ver la vida.

La manera de ver la vida de mi niña Pilar que fue dotada con los regalos preferidos de Tercícole, Minerva, Afrodita y olvidada por la sensualidad que abre las ventanas del alma a cada nuevo amanecer.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sociedad

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s