El reguettón y la juventud

regueHijo del reggae jamaicano y también panameño el reguettón, género musical bailable de contagiosa rítmica, desde su nacimiento en 1970 resulta un exponente palpable de cada época que le ha tocado vivir.

En su devenir histórico se ha caracterizado por apoyarse en la rima para lograr que la canción sea pegajosa, bebiendo específicamente de estilos como el rap, hip- hop, y hasta en la actualidad fusionándose con diversos géneros.

Con letras de denuncia social, reflexión, historias de amor, breves anécdotas y problemas de la vida; los intérpretes del género intentan llevar su realidad al público que lo recibe con los brazos abiertos. ¿Pero acaso es este el panorama que exhibe el reguettón cubano?

No hace falta mucho tiempo para responder, sin considerarme absolutista o experta en el tema, expongo que en los últimos años de desarrollo del género en nuestra isla, sus textos y producto comunicativo en general deja mucho que desear.

Pero como receptora crítica del asunto, no puedo omitir que la célula rítmica del reguettón invita de una forma inexplicable, cuando está bien fusionado, a mover las caderas y liberar energías en las celebraciones familiares o en las reuniones entre amigos, pero con lo que jamás estaré de acuerdo, aún formando parte de esta joven generación de cubanos, es con sus chabacanerías injustificadas.

reggueton cubanoPor qué no expresar que se está enamorado dentro de las normas del lenguaje que se utiliza en este tipo de música, sin agredir la integridad del género femenino. Por qué si preferentemente el público que acoge este producto musical es la juventud, se debe permitir denigrar la imagen y esencia de toda una generación que no sigue los mismos vicios y negativas formas de comportamiento que promulgan las letras de estas canciones. ..

Son muchas las cuestiones por las que no estoy de acuerdo con la masividad de este género, que sin dudas ha llegado para quedarse con sus virtudes y defectos.

Y como tampoco se puede generalizar a la juventud que lo consume, sería un pecado hacerlo con los artistas que en su minoría intentan brindar un producto de calidad que se parezca a la esencia de los cubanos como es el caso de Gente de Zona, Baby Lores y Kola Loca que matizan temas con realidades de su época, ritmos de la isla y expectativas de un público que puede afirmar seguro: ese es el reguettón que yo consumo.

Los tiempos que corren llevan impreso un sello único, entre música, baile y letra; despojamos tristezas y transmitimos alegrías, somos jóvenes aún cuando las canas afloren y las arrugas marquen su territorio, somos jóvenes aún cuando la inocencia se apodere de nuestro rostro, seremos por siempre la juventud de inicios del siglo 21 con un reguettón contradictorio que aún disgustando en algunas aristas nuestras preferencias, puede convertirse en un arma educativa si se utiliza como debe.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s