Chuchi, mi perrita china

chuchi_perra_chinaChuchi está enferma y a mi corazón solo llegan olas de dolor que ni siquiera me dejan pronunciar palabras.

Ahora comprendo porqué en las películas nos afectan tanto los momentos en que las familias deben tomar la decisión de desconectar o no a un familiar que solo esta anclado a la vida por vías artificiales.

Mi caso tiene puntos en común, aún recuerdo con alegría el día en que llegó a la casa, mi papá la recogió de la calle en donde vagaba con temor por conseguir comida, quizás algún charquito de agua para saciar la sed o un lugar seguro para dormir.

Ese día en que llegó, la dueña del patio y sus alrededores era Capulina, mi otra perrita, por lo que las relaciones diplomáticas de aceptar a otra inquilina demoraron varias semanas.

El temor en sus ojitos era tal que mi abuela temía me mordiera por una simple cuestión de instinto defensivo; pero como los animales y los humanos tenemos esa conexión mágica de transmitir sentimientos, Chuchi enseguida supo que mis intenciones de darle cariño superaban  los tristes recuerdos que sufrió en la calle cuando otros se le acercaron para maltratarla.

Mi dulce perrita china se convirtió muy pronto en una miembro más de mi familia, sin saber si tuvo otro nombre o su edad pasó a ser testigo fiel de mis penas y alegrías.

Han pasado los años y la cruel e implacable vida me la tiene con la patica posterior derecha muy deteriorada, todo comenzó por un rasguño y ya hoy su situación es desgarradora.

Atención médica no le ha faltado, cuidado e interés porque se mejore tampoco, todos me dicen que para que siga sufriendo lo mejor es la eutanasia, pero yo no soy nadie para quitarle la vida  aunque sea sin dolor, todavía sus ansias de estar en este mundo son más grandes que el malestar, mantiene su apetito intacto y corre con dificultad y a la vez con energía detrás de los pájaros.

No se si otras personas hallan vivido algo parecido con sus mascotas, que aunque no son sangre de nuestra sangre se ganan ese cariño único de pertenecer por amor y no por derecho a nuestra alma.

A lo mejor que mí querida perra china no es la noticia más prominente del día,  pero mis deseos de transmitir su historia, sí la convierte en alguien única que estoy segura se repite a diario entre los dueños y sus amigos fieles por siempre: los perros.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Medio ambiente

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s