Buenas prácticas y glamuor desde el 1800

Por Lic. Mailet Padilla Paneca y Lic. Sheila Barros Fals

18001Entre tradición, historia arquitectónica y una excelente opción para hacer de nuestro Camagüey un destino único en el mundo, se yergue este lugar de excelente factura, portador de valores patrimoniales en muchos aspectos: el restaurante 1800 de la ciudad.

La conservación y restauración del patrimonio en el Centro Histórico agramontino suma ya varias décadas. A esta filosofía se han afiliado varios sectores, que desde sus perspectivas y misiones, influyen de forma positiva en el enaltecimiento de los valores histórico-culturales de la urbe y el incremento de la calidad de vida de los camagüeyanos.

El patrimonio construido es uno de los elementos que con mayor intensidad soporta el impacto de las buenas y malas prácticas dentro del Centro Histórico, y uno de los componentes hacia donde se ha dirigido la atención de la gestión estatal y privada, con el fin de viabilizar la actualización del modelo económico y el empeño de convertir a Camagüey en un destino turístico bien posicionado.

Hasta uno de los entornos más antiguos y mejor conservados del Centro Histórico principeño, la Plaza de San Juan de Dios, han llegado esas buenas prácticas que tanto necesita Cuba y los camagüeyanos, en materia de servicios.

Los inmuebles que conforman la Plaza de San Juan de Dios y sus alrededores pertenecen en su mayoría al período colonial, arquitectura que se caracterizó por una paulatina transformación, sobre todo, luego de las ordenanzas municipales de 1856, cuando se prohíbe la utilización del tradicional alero de tornapunta; se reglamenta además el tratamiento y disposición de vanos y otros elementos de fachada, según la nueva concepción neoclásica imperante. Bajo estas concepciones fue modernizado durante el siglo XIX el inmueble número 113 de la Plaza San Juan de Dios, sitio que en la actualidad acoge al joven Restaurante 1800.

Las primeras referencias sobre el inmueble que acoge al restaurante datan del año 1729, cuando era aún una casa de madera y guano, propiedad del señor José Rubio Marín. Seis años más tarde se referencia como “una casa de madera y teja que se está fabricando haciendo frente a dos calles”, reflejo de la transformación paulatina sufrida por la vivienda.

Luego de mucho tiempo en condiciones precarias, la edificación es recuperada y rehabilitada con el fin de acoger un vistoso establecimiento; fruto del desarrollo alcanzado en la ciudad por la gestión no estatal. El sitio, en tan corto tiempo, se ha convertido en valioso referente atendiendo a tres premisas fundamentales: la recuperación llevada a cabo en el inmueble, enmarcado en tan preciado entorno; sus excelentes propuestas gastronómicas y la concepción integral del servicio que allí se presta.

La sustitución respetuosa de pisos, techos, puertas y ventanas; son algunos de los logros visibles en la recuperación de la vivienda que acoge hoy al 1800. Se enorgullece este restaurante de poseer la barra más grande de un establecimiento no estatal en el interior del país, así como una surtida cava de vinos, respaldada por la presencia de un sumiller; pero por encima de una u otra comida, el plato principal de la casa es la cultura en sus diferentes acepciones.

bar-del-restaurante-1800En el 1800 resalta la armonía con el ambiente colonial de la Plaza, la presencia de varios objetos antiguos recuperados y las cualidades expresivas de materiales autóctonos como la madera, el cuero y el barro.

Importantes publicaciones sobre turismo y negocios como las revistas Hosteltur, Excelencia y Cuba Contemporánea, han reseñado el glamur del Restaurante 1800, enfatizando en su valía y confort.  Este sitio, además de su privilegiada ubicación y la magia de sus ambientes, cuenta con el respaldo de un personal altamente calificado en su labor.

A solo tres años de su inauguración el restaurante 1800 constituye ejemplo de buenas prácticas en el Centro Histórico de nuestra ciudad, la recuperación de un valioso inmueble en tan connotado entorno y la calidad mantenida en la prestación de sus servicios, hacen del lugar un patrón a seguir por los amantes del patrimonio y la típica elegancia camagüeyana.

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s