Por siempre Fidel

Por Sheila Barros Fals

Esta crónica estaba guardada pero no perdida. Aún sin haberse publicado a tiempo conserva su sentir.

Siempre pensé que cuando llegara el momento de tu partida, el tiempo haría un pacto con el destino y te quedarías un poco más. Prefería soñar que estarías allí para toda mi decencia incluso para los que vendrían después de mi muerte.

Pero la belleza de esta vida reside en la verdad de sus prácticos matices. Hay que nacer, crecer y construir para después morir. Muchos mueren sin edificar siquiera una fuente, tú construiste una cascada de amor, le diste tierra al humilde, sapiencia al analfabeto, solidaridad al que sufre. Demostraste que los sueños no son imposibles y que la libertad se conquista con ternura.

Desde el humilde silencio de mis primeros meses como mamá no puedo dejar de escribirte, porque ni el sueño, ni el cansancio logran que también camine al lado de tu incansable espíritu, que realice junto a ti ese trayecto sagrado por toda Cuba.

Aprendimos a sentirte eterno  en el ir y venir  de los muchos que  te aman, los menos que te odian, y en suma, los que a partir de siempre te vamos a extrañar.  Se hace tan difícil dejarte alzar el vuelo que comenzamos a interiorizar que cada uno somos tú; para que tu adiós se convierta en hasta pronto y multiplique en el pueblo miles de Fidel.

Guardar

Guardar

Guardar

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sociedad

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s