Reencuentro con los sentimientos

2 de febrero del 2016

Después de tantos días y noches sumergidas en el tierno olor de mi bebé ataco un suspiro y me siento a escribir. Es como si mi corazón volviera a latir agitado de emoción: ¡Una crónica se posó para animarme! Absorta, casi sin creerlo, enciendo el ventilador para refrescar también mi alma; que aunque disfruta de la agradable estación invernal, suda  por el anhelo de volver a escribir.

Han sido tiempos  difíciles, casi un año plagado de noticias buenas y malas en el que la vida profesional a tocado fondo para darle paso a la más importante: la personal-familiar, para los que debemos estar primero.

Jamás me arrepentiré de lo que he vivido, al contrario, me ha hecho una mujer más fuerte; pero no niego que esa carencia se hace palpable,  con solo  hacer correr mis dedos por el teclado siento la necesidad de hacer hablar a cada letra. Ya no he reportado acerca de los acontecimientos apremiantes que suceden en mi ciudad, ahora me conformo con saber si vino el pan a la bodega o si trajeron la leche. Ya no limpio la maleza de  trabajos llenos de hojarascas, ahora lavo las ropas y friego los platos, organizo el cuarto y junto a mi tierno esposo vivo pendiente que a mi niña no le falte nada.

Ya los viajes a través de páginas de interés par superación y hasta para saciar las sed curiosa  de mis duda, no la realizó en Internet; los kilómetros que recorro son otros 76 para allá y 76 para acá, de Camagüey hasta Nuevitas y de Nuevitas para Camagüey.

El tiempo corre implacable, y mira que curioso ya no me presiona con entregar el trabajo para la programación especial, o publicarlo antes que otros sitios posicionen el suyo, el tiempo corre pero de un modo diferente, casi volviéndose artista para repartirse  entre mis tareas hogareñas, la educación de mi niña, el momento para compartir con mi pareja y otro que cada día se extraña pero siempre está aunque sea a través del teléfono y es el del cariño y la preocupación por mis padres.

25 de enero del 2017

Ha pasado un año, y el ver crecer a Sofía del Carmen es el mejor bálsamo para cualquier problema que toque a la puerta, no tengo quien la cuide y no ha llegado aún el círculo por eso tres meses más alejada de mi vida profesional exige su educación.  A veces tengo tantas ganas de volar como un ave para encontrar historias interesantes que contar; pero solo el ver caminar a mi niña convierte mi día en un suceso noticioso.

Cada instante se complican más la 24 horas diarias: casi sin dormir en la noche , porque Sofía duerme con nosotros me levanto como si hubiera hecho una guardia muy pesada y todos mis huesos duelen, de allí alistarse para enfrentar un desayuno, un almuerzo y una comida con fregado incluido un lavado no muy halagador, para casi corriendo llegar a las clases de Inglés y al termino de una hora retornar para impartir clases de guitarra, luego comer, dormir a Sofía, recoger… y tantas cosas que ni las palabras me alcanzan para describir mi tierna jornada diaria a la que no le alcanzan 24 horas.

21 de julio del 2017

Pasado el año y medio de mi bebé completo estas líneas que parecen interminables de problemas y contratiempos. Hoy Sofía me acompaña al trabajo y lo harán por un mes y medio de vacaciones pues todavía no se adapta al círculo, mi niña está incursionando con sus pocos meses de edad en el difícil oficio del periodista, de aquí para allá y de allá para acá, pero en este caso no buscando la noticia sino los brazos de una madre que ya no sabe si correr o volar frente a tantos obstáculos; pero que sigue amando, amando a la vida que se ha empeñado en poner y poner pruebas, en alejarla del nido, en hacerla una con su niña hermosa.

Por cada sonrisa de mi Sofi, por cada palabra de aliento de mis padres, por mi superación como mujer, y por mi oficio que me muestra el cielo sigo haciendo mis reencuentros con los sentimientos minuto a minuto.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sociedad

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s