Me agradeció en la distancia

Hoy mis planes cambiaron cuando camino al trabajo apareció un perrito algo maltratado. Al parecer una de  sus paticas delanteras sufrió un accidente y no la podía apoyar. Solo mi corazón sabe cuánto sufro al ver a esos animalitos tan indefensos.

Aún no había desayunado, pues mi niña consume todo mi tiempo en las mañanas, y ya tengo por costumbre traer el desayuno en la cartera para comerlo en el trabajo. Pero que va, no pude aguantar, y como una pequeña agarré mi pan y pedacito a pedacito lo compartí con él.

Tenía tanta hambre que no le importó el dolor que llevaba en su patica se movía sin parar de un lado a otro comiendo todo lo que caía al suelo. Que tristeza, sus ojitos me pedían atención, amor, cuidado y yo sin poder brindárselo pues no tengo un lugar ni siquiera para mí, imagínense para él.

Lo más doloroso fue cuando nos despedimos, quiso seguirme, pero como si  fuera una persona parece analizó y se detuvo solo para verme en la distancia.

Quizás nunca más lo vea, pero su imagen caló hondo en mi alma, si pudiera pedir un deseo juro que sería darle una mejor vida a todos lo animalitos indefensos que hoy no tienen cariño.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s